El Real Madrid no es el Barça, admiradísimo Cristiano

 

El Real Madrid no es el Barça, admiradísimo Cristiano

Cristiano Ronaldo es el futbolista más trascendente que ha vestido la camiseta del Real Madrid desde que Alfredo di Stéfano se marchara en el año 64 del siglo pasado. El club deportivo más grande de la historia tardó 50 años en encontrar otro jugador similar a La Saeta… pero lo halló en el portugués, que encajó como un guante desde el primer día y que, desde el primer día también, lleva batiendo un registro tras otro. Con los valores del esfuerzo, la tenacidad y el tesón, que son la esencia del club blanco, CR7 le ha dado la vuelta a la tortilla hasta convencer al mundo del fútbol (Balón de Oro, The Best…) de que él está un escalón por encima de Leo Messi.

Los madridistas le estaremos eternamente agradecidos a Cristiano Ronaldo dos Santos Aveiro… pero el Real Madrid no es el Barça. El modelo del Real Madrid, tanto el económico como el social, es radicalmente opuesto al culé. En el Barça no dudan en entregarle las llaves del club a la estrella de turno, hoy Messi, ayer Maradona, mañana Dios dirá… pero el Real Madrid no es así. Para los dirigentes del Real Madrid lo importante es el club y, citando precisamente a don Alfredo, ningún jugador es tan bueno como todos juntos; ninguno, tampoco Cristiano, ni siquiera el propio Di Stéfano. En el Real Madrid juegan los mejores pero el mejor de todos es el Real Madrid.

Yo quiero que Cristiano siga en el Real Madrid, ¡cómo no habría de querer!… Quiero que CR7 se jubile vestido de blanco, que siga hasta el final e incluso más allá, que luego pase a los despachos. Me gustaría que Cristiano se convirtiera en el embajador del club por el mundo y no me extrañaría que, allá por 2050, cerrando el círculo de su paralelismo con don Alfredo, acabara siendo presidente honorífico, ya me contaréis, pero… el Real Madrid no es el Barça ni Florentino Pérez es Barto, un guiñol al que un día mete mano Piqué y al día siguiente zarandea Messi. Al presidente del club deportivo más importante de la historia se le respeta, se respetan sus tiempos y se respeta su modelo, y eso es perfectamente compatible con el agradecimiento eterno y la rendida admiración al mejor jugador del mundo, el más trascendente desde que Di Stéfano se fue hace más de medio siglo. Y quien no lo entienda tiene un problema.

Artículos Relacionados

Amenaza con colgar las botas….

  Kingsley El joven jugador del Bayern Munich avisa que no soportaría una tercera operación. “Significará que mi pie no esté hecho para este nivel”, advierte. Lesión del aductor, problemas musculares, ruptura del ligamento externo de la rodilla, ruptura del ligamento de la sindesmosis. Son algunos de los obstáculos que ha tenido que sortear en los […]

La afición tiene un culpable: “¡Murthy vete ya!”

La afición tiene un culpable: “¡Murthy vete ya!” Cuando Mestalla al completo sacaba los pañuelos abroncando al palco, apareció el feliz Diakhaby para empatar en un córner. Pese al empate, el gol y la celebración del chico francés, que no sabía lo que estaba pasando, el estadio siguió protestando girado hacia el palco. Sin duda […]


Comentarios :

Deja un comentario!

Añade aqui tu comentario, o trackback desde tu propio sitio. También puedes suscribirte a estos comentarios via RSS.

Se amable, limpio, mantente en la temática del Artículo y no hagas Spam.


Suscribase al boletín

Manténgase informado de nuestras
promociones y concursos!

Escriba su dirección de e-mail: