¡Vamos a olvidarnos por un momento de la maldita boda de los 34 millones de dólares, de principes, princesas, monarquías y demás malditos privilegiados...